En un principio se creyó ver en él al desprovisto de mensajes,
al venido de lejos,
a sólo un miembro de secciones ocultas
que todo encierran en el estrecho cauce de los libros.
            -ignorantes, según se observa, lo fiel de su manejo
            con problemas de audiencia más vasta-.

Tuvieron que llegar edades más adultas
que le reconocieran.
            -algunos han pensado que hallábanse
            ante un nuevo profeta de lo inútil-.

(Los grabados de época nos muestran un Descartes
siempre sentado junto al fuego,
con el hábito negro,
más preocupado en la textura o esencia del escrito
que propiamente haciéndolo.)

(Publicado en la antología Nueve novísimos poetas españoles, de José María Castellet.
Puedes encontrar más poemas de Vicente Molina Foix en amediavoz.com)

Anuncios