No ignoro que hay un mundo
Y de ese mundo soy
Donde toda la certeza es siempre intermitente
Donde no hay una luz que no arroje una sombra
Y todo lo incambiable es engaño violento
Pero soy a la vez de un mundo
Donde la ola alza su cresta luminosa
Y la mantiene en pie encima del fragor
Porque vivir aquí donde se rema
No me impide vivir allá donde se boga
Y en ese otro mundo mío
Que nunca ha sido de otro mundo
Donde la sombra no hace sombra a la luz
Y adonde emigra lo alcanzado y lo cumplido
En este mundo mío vivo al fin
En esa libertad inconcebible
Que estuvo siempre en mí esperando su ola.

(De Llegar)

Anuncios