3

La tarde injustamente sometida
Por un sol que no duda
No contará tampoco con la ayuda
De esta luz tercamente convertida
Al dogma intolerable del calor
Que hasta el martirio del ocaso
No dará nunca en su fervor
Un luminoso paso
Fuera de su fanático sofoco.

(De Orden del día)

Anuncios