1

Los niños del verano calle arriba.

2

El barrio tiene
el aire de una aldea
cuando amanece.

En la mañana
un olor de pescado
sube del río.

La brisa seca
tanta ropa tendida
bajo el alero.

3

Tejados pardos.
Y el encalado sucio
de las fachadas.

Al mediodía,
detrás de los visillos,
un gato negro.

En el alféizar
de la ventana verde,
unos geranios.

4

Cuando oscurezca
os hablarán del mar
en las tabernas.

La luna asume
los tonos desvaídos
de un azulejo.

La noche blanca
por estos callejones
en laberinto.

5

Di que tú amas
la tibia arquitectura
de estas calles.

Del aire aprendes
el estrecho perfil
de sus esquinas.

(De La ciudad blanca)

Anuncios