“Cuando he leído la noticia de su marcha me he transportado a la tarde del 21 de noviembre del 2007, una tarde noche de perros, cuando Juanra y yo fuimos a recoger al apeadero de Monfragüe a uno de los poetas que más huella han dejado en mí. Recuerdo especialmente su relato de cómo partió para el exilio con su familia “… yo fui un niño del exilio que hizo el recorrido que cuenta la película …” a Casablanca se refería. Un hombre sabio, repleto de vida, de los que se necesitan escuchar. Cuando se despidió de mí me obsequió con un ejemplar de su antología poética En los ojos del día, con notas manuscritas en los márgenes y con numerosas páginas marcadas con miniposit de colores.
Nos contó que él se consideraba un matriota, un ciudadano del mundo “ni soy español ni mexicano, sino todo lo contrario, lo importante son las lealtades” decía.
¡Qué buenos recuerdos!”

Nicanor Gil

PRECIO

Vivo ahora en un tiempo
Que no se enreda en sus disfraces
Que no corre a perderse
Ni tampoco se asusta de avanzar
Un tiempo abierto como la mansa plaza
De un profuso comercio luminoso
Donde todo es tomar a manos llenas

Y no fue poco el precio
Un precio que no es mérito ni esfuerzo
Ni tampoco dolor ni sacrificio
Que es sólo precio
El alto precio de haber aprendido
Que saber cómo dar era sólo el comienzo
Que la ley más secreta era recibir bien

Y sé que no estaré nunca a la altura
Pero bien veo que esta altura viva
No se alza ahí para que yo la alcance
Sino para fundarme en ella.

 

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Tomas/Segovia/poeta/orillas/elpepucul/20111109elpepicul_2/Tes

Anuncios