pubs-por-javier-reverte_detalle_articuloViajo con cierta frecuencia a Irlanda, uno de mis países favoritos, y mis noches concluyen casi siempre en un pub. ¿En dónde si no? El pubno es una taberna normal, sino una suerte de monumento, como las catedrales, con la diferencia de que en estas no se puede beber ni siquiera agua bendita. La íntima verdad delpub reside, no en el hecho de que corra la cerveza a raudales, sino en que a menudo se transforma en un hogar para los parroquianos. A una catedral se acude para admirar sus vidrieras, sus pinturas y sus imágenes esculpidas de estatuas de santos, o a pedirle a Dios favores y suplicar perdón por los pecados. A un pubse va a cantar, a ver y hacer amigos –y a beber, claro–, y si uno quiere admirar dibujos o fotografías, a menudoadornan sus paredes retratos de escritores magníficos como Joyce, Kavanagh o Behan, por cierto grandes bebedores. En el pub todo el mundo se enrolla con todo el mundo y es algo así como el cascarón del alma del país. El premio anual al mejor pub de Irlanda lleva el nombre de James Joyce. (…)

Javier REVERTE
El Periódico – Viajar, 12/01/2016

Puedes leer el artículo completo en la web de El Periódico.

Anuncios