Diario EL PAÍS

25-11-2017

Carmen Morán Breña

Fotografía de Álvaro García

 

1511537531_784927_1511539150_noticia_normal_recorte1

En las madrugadas, Lídia Jorge se despierta fanfarrona y mira lo que ha escrito con ojos de madre: este hijo mío ha quedado muy pero que muy bien, se dice. A medida que avanza el día, los desvelos optimistas se van apagando y dejan paso a un juicio que martillea: hay que reescribir. De esta forma, sosegada y crítica, llegan ahora nueve cuentos de la escritora portuguesa (Boliqueime, 1946). Traducidos al español por Martín López Vega para la editorial La umbría y la solana, están agrupados bajo el título Los tiempos del esplendor. Late en ellos una de las obsesiones de la autora, la mirada blanca de la infancia, “cuando uno es sencillo, simple y descubre por primera vez el mundo y sus violencias, cuando la mirada inicial percibe que el amor es imperfecto”, dice. “Nacemos para el amor perfecto y no lo alcanzamos”.

Lídia Jorge llena de esperanza sus relatos, cruentos a veces, estremecedores, porque deja encendida una luz, la que un día puede alumbrar al ser humano, sacarle de las tinieblas. En medio de las distopías que alimentan ahora numerosas novelas, la portuguesa, reconocida con los grandes premios de su país y las más altas distinciones francesas, prefiere seguir pensando en la utopía. “En la imperfección humana hay un final de salvación”, afirma. De este modo, sus asesinos pueden esconder la clave del progreso, por ejemplo, o una niña impertinente librar de fantasmas las mentes de sus compañeros.

La cercanía nutre los relatos de Lídia Jorge; nacen de recuerdos, de experiencias, de anécdotas compartidas, la realidad está presente en todos ellos; no son autobiográficos pero sí tienen una base cierta. Y una chispa inquietante que mantiene al lector siempre al acecho: hay algo en el pasado de los personajes que apenas se vislumbra y los finales no cierran el misterio. “¿Qué sería la vida si no fuese por el estremecimiento del suspense?”, se pregunta justamente en su Nuevo mundo.

[Puedes leer el artículo completo en el diario El País.]